Close

ANTEQUERA RINDIÓ AYER HOMENAJE A MIGUEL ANGEL BLANCO Y A ANTONIO GÓMEZ GARCÍA, VÍCTIMA DE ETA EN 1982, CASADO CON UNA VECINA DE ANTEQUERA

Durante el acto, al igual que el día en el que se inauguró el monolito que preside los jardines, se ha vuelto a poner de manifiesto el punto de inflexión que significaron aquellos días de mediados de julio de 1997 en la lucha contra el terrorismo. La conmoción en la que se sumió toda España, como ha apuntado Barón, dio paso a una “marea de indignación” que acabó teniendo un nombre propio: el Espíritu de Ermua.

Tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, nació “una nueva conciencia a favor de las víctimas y el hartazgo de una sociedad atenazada por el miedo”, como ha destacado el alcalde de Antequera, quien también ha querido agradecer a los Cuerpos y Fuerza de Seguridad del Estado la labor realizada durante estos años para acabar con la banda terrorista.

Este homenaje a Miguel Ángel Blanco y Antonio Gómez también ha servicio para reivindicar que hay que “seguir exigiendo que ETA se disuelva” definitivamente, más allá del fin de unos atentados que trucaron cientos vidas y familias.  “Por muchos años que pasen, siempre está ahí”, ha admitido Josefa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.